23 de octubre de 2010

RÉCORD MUNDIAL DE SIMULTÁNEAS

RÉCORD MUNDIAL DE SIMULTÁNEAS

Las agencias de prensa han difundido la noticia de que el GM israelí Alik Gershon, habría batido el récord mundial de simultáneas en una sesión (o juego ininterrumpido), tras enfrentarse, ayer, 22 de octubre, en la Plaza Yitzhak Rabin de Tel Aviv, a 523 oponentes, con el resultado de 454 partidas ganadas, 58 tablas y 11 perdidas, arrebatando el récord registrado por el iraní Morteza Mahjoob, en agosto de 2009 (500 partidas, con el resultado de +397 =90 -13). La exhibición duró algo más de 19 horas. Para homologar el récord, Guinness exigía que el resultado favorable al simultaneador fuese, como mínimo, de un 80% de la puntuación.
El morbo del récord estriba en la oposición política entre Irán e Israel, trasladado metafórica, pero indirectamente al tablero. Gershon declaró: "No sé si estoy más contento por haber logrado el récord o por habérselo arrebatado a los iraníes. Espero que todas nuestras guerras contra Irán puedan resolverse sobre el tablero de ajedrez."
El acto estuvo patrocinado por la Agencia Judía, para conmemorar el vigésimo aniversario del éxodo masivo de judíos de la ex URSS.
Gershon, excampeón de Israel y mundial infantil de menores de 14 años, nació en Dniepropetrovsk (Ucrania) hace 30 años. Reconoció haberse preparado, física y mentalmente, durante meses para afrontar este reto. El anterior récordman, Mahjoob, declaró a France Presse que pensaba batir este récord el año próximo, enfrentándose a 700 oponentes, y precisó: "Mi objetivo, a largo plazo, es jugar 1.000 partidas simultáneas, en unas 38 horas." Otro MI, estadounidense, Dean Ippolito, anunció también que el próximo 27 de noviembre atacará, en Nueva Jersey, el récord de Gershon.
Existe cierta ambigüedad, pues tenemos noticia de otras simultáneas con mayor número de rivales, pero está claro que el valor del resultado en una exhibición de este tipo está condicionada por la fuerza de la oposición, difícilmente valorable, salvo en el caso de que todos los jugadores tuviesen una fuerza de juego homologada (Elo).
Las exigencias maratonianas de esta hazaña, porque sin duda lo es, nos traen a la memoria el sarcástico comentario de Howard Staunton, afirmando que, para él, no había nada más estúpido en ajedrez que enfrentarse a una serie de jugadores flojos en simultáneas: "Basta con comprarse un patín o una bicicleta."
+

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada